Redes sociales y la transformación de los mexicanos en el extranjero

Muchos hemos escuchado alguna vez ese dicho mexicano que dice: “No hay peor enemigo de un mexicano que otro mexicano” y quizá dentro del territorio nacional sea algo más que cierto. Es curioso pensar que, en un país de orgullo nacional tan arraigado, haya tantos y tan profundos conflictos y rencillas entre nosotros, pero es totalmente cierto.  Lo que también es cierto es que cuando un mexicano sale de su país, demuestra que en general los mexicanos somos personas generosas y amigables, que no dudan en tender la mano, en ser hospitalarios o en ofrecer un plato de comida caliente a quien de igual manera emigró y atraviesa ese duro proceso de adaptación a nuevas costumbres llamado duelo migratorio.

Estamos muy acostumbrados a que nuestra propia cultura convierta en el pan de cada día la crítica destructiva de mexicano a mexicano, de asegurar que una mujer indígena no puede ser nominada a Los Oscar o que una mujer con un poco de sobrepeso y baja estatura pueda coronarse en la gimnasia artística y poner en alto el nombre de México.

Es verdad, no hay peor enemigo de un mexicano que otro mexicano, porque el país ha sido saqueado a diestra y siniestra por narco políticos que fueron elegidos para ser servidores públicos, lo cual es un síntoma de algo más profundo, una filosofía de vida mexicana que nos ha orillado a la situación en la que se encuentra el país y decir: “El que no tranza no avanza” tranzar en México significa engañar, aprovecharse de otros, sacar ventaja indebida de todo, por ello la corrupción es un problema tan arraigado; es el tranzar lo que nos ha convertido en monstruos y enemigos de nuestros propios hermanos; busca el mexicano aprovecharse del que no sabe, del mas ignorante, del más pobre, del más “jodido”, el mexicano se torna verdugo de su propia sangre mexicana.

El mexicano en general es racista y clasista con su propio pueblo, “los de arriba” suelen ver a “los de abajo” con desdén y recelo, mientras que “los de abajo” tienden a ver a “los de arriba” con rencor y envidia, todo por abajo, todo solapado, entretejido en una cultura que, si bien no está en lo correcto, quiere auto preservarse tanto como sea posible. Y aunque parezca casi imposible, todo lo anterior desaparece cuando el mexicano se encuentra lejos de su tierra, de sus raíces, de su comida, de su clima. Cuando está en otro país al que no pertenece automáticamente cambia su “chip” y con el paso de los años se tejen lazos de hermandad con sus connacionales que nos pueden sorprender.

En los últimos años, la tecnología ha sido testigo del fenómeno de transformación del mexicano en el exilio. España cuenta varios grupos en la plataforma Facebook como: “Mexicanos en Madrid”, Mexicanos en Barcelona”, “Mexicanos en Valencia” unificados en otro grupo denominado “Mexicanos en España” y Asociaciones como “Mexicanos Aquí” que nacen ante la evidente y creciente importancia empresarial, cultural y social existente entre México y España. El último censo de la población mexicana en España se contabilizó a 24.255 mexicanos, integrados principalmente por estudiantes, profesionistas calificados, conyugues de españoles, así como por ciudadanos mexicanos que cuentan con la nacionalidad española.

Las redes sociales juegan un papel muy importante para unificar a los mexicanos, y comprobar que no siempre un mexicano es el principal enemigo de otro mexicano, sino todo lo contrario. En dichos grupos administrados por “paisanos” se publican desde dudas legales o migratorias, trámites para estudiantes y de extranjería, organización de eventos culturales y algunos cuentan con su propio “tianguis virtual”, donde se pueden ofertar todo tipo de mercancías para apoyar a quien atraviesa por una situación económica difícil y desea vender algo para seguir sobreviviendo en el primer mundo.

Otro fenómeno que destaca es lo que se ha convertido casi en una regla; avisar que se viaja de México a España o viceversa y preguntar a tus paisanos: ¿Qué se ofrece?, y así puedan ahorrar en la costosa paquetería. Unos piden desde dulces típicos, salsas, botanas, chiles, y todo tipo de antojitos aun difíciles de conseguir, aunque también están los que aprovechan para enviar documentos para sus trámites de extranjería. Todo con la consigna de: “Aquí te lo pago”. ¿Qué queso usan para hacer quesadillas? ¿Qué tipo de carne tengo que comprar para hacer carnitas estilo Michoacán? ¿Dónde venden chocolate Abuelita? Son solo algunas de las preguntas acompañadas de la nostalgia de sus respuestas, todos dando su mejor opinión y tratando de apoyar al mexicano que extraña el sabor del país que lo vio nacer.

Un mexicano conoce bien a otro, y sabe por ello de qué pie cojea, y en caso de desavenencia, es lógico que por ello se convierta en su peor enemigo o en situación de necesidad en su mejor amigo. En estas redes digitales también están aquellos estudiantes que, aunque por poco tiempo están fuera de su país, de inmediato buscan reunirse con sus connacionales y apoyarse en lo que se pueda, desde la búsqueda de habitaciones compartidas hasta tomarse una cerveza fría y contar su experiencia en el extranjero.

Y aunque en su mayoría los mexicanos emigran buscando una mejor calidad de vida, lo más triste no es empezar de cero. Tampoco es que tengas que abandonar tus raíces, tu familia, tus amigos, tus costumbres y añorar todo aquello que te hacía feliz en tu tierra, lo más triste de todo es que no debería ser necesario salir del territorio mexicano para dejar de ser enemigos, y con ello poder vivir en un mejor país, en un México sin violencia, sin racismo, sin xenofobia, sin odio. En un México donde no tenga que ocurrir un desastre natural para darle la mano a los hermanos en desgracia. En una época en la cual la tendencia mundial apunta hacia el egoísmo, México debe de dar un paso adelante, aún estamos a tiempo de cambiar el “chip”.

Publicado por Héctor Saavedra

Periodista independiente. Especializado en seguridad, narcotráfico, migración, victimas y corrupción.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: